¡YA BASTA!

“Nakatu yëdzi xidza nakuatu´ni, kati guzua gubidza,nakuatu ni, kati rhu uchhi bë,rhuntu rchintu dzagatu yëla nabani, rhunchi’itu yëdzi lyu, rhunchi’itu tu bukanke kietu bëni gula.

Rhun chi’tu xtidzatu.

Nachugulitu, tibi rha güitu lataj ki bëni za’ke yëdzi yubla gida’ke’ udulanke tu naka kietu”.

Didza xidza kietu (Nuestra lengua zapoteca) 

 

Kunääx kukäjp ëëts, nimëj nimay ëëts yää Wäjkwiinm mitii itwiiny nääxwiiny niiwäämpëny, tun’ää kojpk’ää ëëts, mitii ja tsäjp ja mejy kweenta’äjttëp. Ëëts ojts n’ijxtë ja jajën ja kutë’kxën, ëëts n’ijyxypy ja tuu ja poj, ëëts nkäjpxmujykypy ni’ityë ja xëë ja jujkyäjt. Kyäj ëëts n’oktsojknë ja tsu’um ja koots mitii tëë nyäjxnë mëkooxkmëko’px ja i’pxtuktujk jumëjt, ja’a mitii Nëëwiimëtë jënaamë jyamyejtsypy.

Ayuuk (variante Tierra Negra, Mixe)

 

Ndoo ɨtna’an-e’ kuue’ Ñuu Davi, tee ndataka ndatnu’un ye kuu tnee ida te tee ñide tniñu Ñuu Nuunduve; kuue’ ɨtna’an-e’ tɨkatnu yuku dujun ye nde’e andɨvɨ te miñi ja’nu, kuue’ ɨtna’an-e’ ye niñi tunuu nduu, ye nde’e ndia nkendɨ’ɨ tatyi, kuue’ ye ñideva’ae’ tnu’un-e’ ɨn kuue’ ndɨ’ɨ ñeyɨvɨ ndekuue’ te ndyaa ye nkanda. Tee – adɨ’ɨ amiñi nkaae’ kundekuue’ tnu’un ndo’o ye vejene veji ye nkúu ɨn tuvi yodo u’un diko oko una kuiya ye datɨvɨ dujan tee nkuu yukue’e’ Ñuu Ko’o.

Tnu’un Davi (Palabra de la lluvia. Mixteco)

 

Somos los pueblos y comunidades Indígenas, organizaciones y colectivos de Oaxaca, somos un nudo de montañas que miran al cielo y al mar, somos los que vieron nacer el día, los que ven en donde se termina el viento, los que construimos la palabra en armonía con la vida y lo vivo, las y los que nos negamos a seguir padeciendo la larga noche de los 528 años que el Estado Mexicano se empeña en perpetuar.

A quien quiera y sepa escuchar.
A las Organizaciones, Sindicatos, Colectivos y Pueblos de Oaxaca.
A los Pueblos del Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno.
A todas y todos los defensores de la Tierra y el Territorio de Abya Yala.
A las madres que buscan a sus hijas e hijos.

Oaxaca, ciudad de la Rebeldía.
Lunes 12 de octubre del 2020.
Celebramos nuestra digna rebeldía
construyendo comunalidad y Autonomía.

Nosotros los Pueblos y Comunidades Originarias, habitantes verdaderos de las tierras y territorios que hoy laboramos, cuidamos y defendemos desde que se nació el día, denunciamos que el gobierno federal y estatal, siguen representando los mismos intereses de los dineros que rigen y someten la voluntad del mundo, violentando siempre de manera sistemática nuestro derecho a la libre determinación y procesos de autonomía, violentando siempre nuestros sueños y esperanzas, así como nuestra manera respetuosa de relacionarnos con la tierra y el territorio, imponiendo a sangre y fuego y con la protección de las leyes los proyectos extractivistas que generan división del tejido comunitario, confrontación y muerte.

Nuestra historia como Pueblos y Comunidades nacidos en estas tierras dignas, es un camino constante de rebelarse y exigir la construcción de un mundo diferente, permanente porque el Estado no representa los intereses de nuestros pueblos originarios, ellos velan por los intereses del gran capital, sus dueños y amos, por ello, el día de hoy les recordamos que construimos nuestra propia autonomía y ejercemos nuestra libre determinación, a pesar del Estado Mexicano, por ello decimos !Ya basta¡

No queremos simulación, ni el uso indebido e irrespetuoso por parte del Estado de nuestras prácticas y espiritualidades, lenguajes que solo generan confusión, confrontación y discriminación al romantizar nuestras prácticas como pueblos originarios.

La gran deuda histórica que se tiene con nuestros pueblos, no se soluciona solo con un “perdón”; frente a los crímenes del pasado ¿existe justicia?, NO lo hay, pero somos mujeres y hombres de maíz, verdaderos y honestos que no tendemos a la venganza, a pesar de andar con tanto en contra; y frente a los crímenes del presente ¿existe perdón? el Estado Mexicano evade esta responsabilidad, su responsabilidad.

Los Pueblos Indígenas tenemos normas de convivencia que respetan nuestro derecho colectivo a ser pueblos, que garantizan de manera efectiva nuestro derecho a la libre determinación, a la autonomía, al territorio, a la propia forma de concebir el desarrollo; a la aplicación de nuestras prácticas comunitaria basadas en la comunalidad y el amor a la tierra.

El Estado Mexicano tiene que replantearse de forma honesta una nueva relación con nuestras Comunidades y Pueblos Indígenas, NO BASTA un acto de perdón, esto debe traducirse eliminando las distintas leyes que amparan y han legalizado el despojo en nuestros territorios, como las leyes energéticas, la ley de Aguas y la ley Minera.

A nuestros hermanos y hermanas, expresamos nuestra preocupación en seguir tejiendo y articulando la resistencia para fortalecer nuestras prácticas comunitarias, tener modelos propios de educación que nazcan desde las necesidades de nuestras comunidades y seguir en la defensa de lo que históricamente corresponde a nuestros pueblos.

Expresamos nuestra solidaridad con las diferentes luchas que mantienen las comunidades y pueblos en la defensa de su territorio, autonomía y de su vida comunitaria y desde este espacio:

EXIGIMOS la cancelación de los megaproyectos de muerte que afectan nuestras vidas.

A nuestros hermanos y hermanas que luchan contra la imposición del corredor interoceánico, el tren maya; los Chimalapas y los Valles Centrales de Oaxaca que están en una lucha permanente contra las Compañías de la muerte: las Mineras; le decimos que estamos juntos en esta lucha porque tenemos claro, que defendemos el derecho que tenemos a la vida misma.

Mientras no haya leyes justas que respeten nuestros pueblos, NO habrá paz para el gobierno
ASAMBLEA OAXAQUEÑA EN DEFENSA DE LA TIERRA Y EL TERRITORIO